Lugares de la memoria

Siempre me llamó la atención de una manera especial el tema de la memoria, tanto individual como colectiva. Mi parte de geógrafa social hizo que me inclinase hacia los conceptos de espacio y de lugar, así que hace un tiempo ya largo que los lugares de la memoria dan vueltas en mi cabeza y suman fotos y libros en mi biblioteca. Pero… ¿qué son estos lugares? Son aquellos espacios, públicos o privados, abiertos o bajo techo, que están destinados al recuerdo y a la conmemoración de las víctimas de diferentes hechos que ocurrieron en el transcurso de la historia. Aunque a mi me gusta ampliar un poco esta definición y no sólo circunscribirla a hechos trágicos.
Las ciudades están llenas de lugares de la memoria y si bien la mayoría se relaciona con museos o monumentos existen muchos otros lugares que adquieren el estatus de “lugares de la memoria” simplemente porque allí ocurrió algo que originó que la percepción social del lugar sea diferente. Buenos Aires tiene muchos de esos lugares y una opción para recorrerla desde otra perspectiva es descubrirlos.

zapatillascromagñon

¿Por qué lugares?

El lugar es el sitio en el que los acontecimientos ocurren. El lugar por sí mismo no tiene un significado especial, pero adquiere significado e importancia a partir del momento en que se produce en ese lugar un acontecimiento. El concepto de lugar incluye una serie de relaciones sociales que lo configuran, le dan simbolismo y le imprimen sus características particulares.

El antropólogo francés Marc Augé desarrolla el concepto de los no lugares. Los define, principalmente, como aquellos lugares que no son antropológicos, en los que no se producen los fenómenos de identidad y relación social, en los que predomina la soledad y el anonimato. Desde un punto de vista objetivo, los aeropuertos o los shoppings (los dos no lugares más tradicionales) son, efectivamente, iguales para todos: su estructura, su funcionamiento, las leyes que hay que respetar, la forma de actuar, etcétera es igual en el aeropuerto internacional de Buenos Aires, en el de Madrid o en el de Beijing. Pero desde un punto de vista subjetivo, ese mismo aeropuerto o shopping puede estar lleno de significado y subjetividad para cada persona en particular.

Uno puede pensar que los monumentos o los museos que conmemoran acontecimientos o personas también pueden pasar a ser no lugares, sobre todo ante la indiferencia que su presencia en el espacio urbano genera a los habitantes de la ciudad. En un sentido general, esta afirmación es verdadera, ya que los monumentos sufren la misma suerte que cualquier otro objeto del espacio urbano al que nos acostumbramos a ver: nos llama la atención las primeras veces que lo vemos, pero al cabo de un tiempo, pasa a formar parte de nuestra visión cotidiana y deja de tener el sentido con el que posiblemente fue colocado en ese lugar (¿Nunca pusieron un papel con un recordatorio en la puerta de salida o en la heladera y al cabo de unos días no sabían ni que estaba allí? Lo mismo ocurre en el espacio urbano). En un sentido más particular, ese monumento seguirá siendo importante para las personas ligadas, de una manera u otra, con el acontecimiento o personaje que desea preservar, al igual que ese aeropuerto o shopping puede seguir siendo significativo para una persona por algo que allí haya ocurrido.

¿Por qué de la memoria?

Algunos autores plantean la existencia de un modo histórico de construir la memoria, basado en la objetivación de la memoria en determinados dispositivos, como los monumentos, los archivos, los museos, etcétera. De esta forma, solo habría memoria en aquellos lugares que se institucionalizan para ello. Son lugares establecidos, oficiales, impuestos “desde arriba”, ya sea desde el poder oficial o desde alguna organización no gubernamental. Pero otra forma de construir la memoria es considerar que toda la ciudad puede ser un lugar para la memoria, que puede tener un significado colectivo, que surge desde abajo, como cuando ocurre un hecho determinado, como la muerte de dos jóvenes por la policía en un puente (como el caso de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, en Buenos Aires). Un puente que hasta ese momento era un objeto más del espacio urbano, por donde todos los días transitaban miles de peatones y vehículos. Pero desde la muerte de los jóvenes, ya no fue el mismo puente. No solo porque espontáneamente sus allegados dejaron huellas en ese lugar, como carteles e inscripciones, sino porque pasó a ser el lugar para el recuerdo. El recordatorio de ellos, como jóvenes, como militantes, pero también el recuerdo de un momento histórico particular del país, de la manera en que actúan, en general, las fuerzas de seguridad, que deberían protegernos.

¿Y lo individual?

Además de estos espacios, ya sea establecidos “desde arriba” o “desde abajo”, existen en la ciudad distintos lugares que pueden pasar a ser lugares de la memoria para cada persona en particular por su historia personal. No siempre tienen que estar relacionados con hechos de muerte o de represión, aunque son los más comunes. Pero, en este plano más personal del que hablamos, cualquier rincón puede convertirse en un lugar de la memoria. El bar donde todos los jueves se junta un grupo de amigos no es un bar cualquiera para ese grupo de amigos. No sienten lo mismo cuando pasan por la puerta de ese bar que cuando pasan por la puerta de otro bar. La vereda en la que jugábamos de chicos, no tiene la misma significación que la vereda donde está el supermercado al que vamos ahora.

Entonces, por un lado existen los lugares de la memoria objetivados y, por otro lado, todo el espacio urbano como memoria. Aunque, al fin y al cabo, esa ciudad como memoria también pasaría a ser una suma de objetos de memoria. Porque para cada uno de nosotros, nuestros lugares de la memoria terminan materializándose en algo.

Ambos espacios son necesarios, ambos espacios están presentes en nuestro andar cotidiano. El objetivo es que no queden en un mero recuerdo o espectáculo. Sino que nos activen, que nos movilicen, que nos empujen, que nos zamarreen, que nos insulten, que nos hagan abrir los ojos, que nos generen cuestionamientos, que nos motiven, que nos incentiven, que no nos dejen olvidar…

En el post original pueden ver fotografías.

Share